DOLOR DE RODILLA

¿Qué es el dolor de rodilla?

El dolor de rodilla es el dolor que se produce en la articulación de la rodilla o en estructuras osteomusculares cercanas.

La rodilla es una de las articulaciones con mayor riesgo de desarrollar enfermedades inflamatorias o degenerativas, y lesiones deportivas o traumáticas. La rodilla es una articulación que soporta mucho peso y nos permite caminar.

El dolor de rodilla es una queja frecuente que afecta a personas de todas las edades. La mayoría de las personas tendrán molestias en la rodilla en algún momento de su vida. Dichas molestias pueden ser agudas, con resolución en días o semanas, tras un golpe o un giro brusco, o pueden aparecer de forma progresiva, como consecuencia del sobreuso de la articulación o una lesión grave provocando dolor crónico.

¿Por qué tengo dolor de rodilla?

La articulación de la rodilla está formada por tres huesos, el fémur en su parte superior y por la tibia y el peroné en su parte inferior. El interior de la articulación está recubierto por cartílago y dos piezas en forma de C llamadas meniscos, actúan como amortiguadores de las presiones que se producen al caminar, correr o saltar.

La articulación de la rodilla está lubricada por líquido sinovial, el líquido sinovial es espeso y viscoso, amortigua los extremos de los huesos y reduce la fricción cuando las articulaciones se mueven. Los huesos de la rodilla están unidos entre sí por ligamentos, tendones y músculos que ayudan a estabilizar la articulación.

La mayoría de los problemas que afectan a la rodilla proceden del daño de cualquiera de estas estructuras.

dolor crónico de rodilla

Síntomas del dolor de rodilla

Los signos y síntomas que pueden acompañar al dolor de rodilla son:

 

  • Dolores o molestias en la rodilla
  • Inestabilidad y debilidad en la rodilla
  • Chasquidos o crujidos en la rodilla
  • Hinchazón de la rodilla
  • Enrojecimiento
  • Rigidez de la articulación de la rodilla
Dolor en la rodilla

Causas de dolor de rodilla

Causas de dolor agudo de rodilla

El dolor agudo en la rodilla suele ser por un golpe directo sobre la rodilla o un por un giro brusco o postura que fuerce la rodilla. El dolor puede acompañarse de un hematoma o de hinchazón de la rodilla, en ocasiones como resultado de un derrame de líquido en su interior. Algunas de las causas de dolor agudo:

  • Distensión o rotura de los ligamentos o tendones de la rodilla.
  • Lesiones de menisco.
  • Fracturas de los huesos.
  • Dislocación o subluxación de la rótula

  • Causas de dolor crónico

    También existen lesiones y/o enfermedades que pueden provocar dolor crónico de rodilla: Dolor por uso excesivo. Se produce por movimientos repetitivos que sobrecargan la rodilla. Pueden deberse a:

  • Problemas musculares.
  • Tendinitis o inflamación de los tendones.
  • Artritis o inflamación del interior de la articulación de la rodilla.
  • Artrosis o enfermedad degenerativa por la cual el cartílago articular se desgasta.
  • Quiste de Baker, un quiste que se localiza detrás de la rodilla.
  • Síndrome del dolor patelofemoral o rotuliano, dolor en la parte anterior de la rodilla, que aumenta al ponerse en cuclillas, correr, al estar sentado o subir y bajar escaleras.

  • Factores de riesgo de dolor de rodilla

  • El sobrepeso u obesidad aumenta la presión sobre la articulación de la rodilla.
  • La falta de fuerza y flexibilidad en la rodilla puede aumentar el riesgo de lesiones.
  • Algunos deportes y trabajos suponen más estres a las rodillas que otros.
  • Lesión previa.

  • ¿Por qué sigo con dolor si me han operado de la rodilla?

    En ocasiones, la colocación de una prótesis de rodilla no soluciona el problema del dolor de rodilla, incluso en algunos pacientes los dolores empeoran.

    Los dolores crónicos de rodilla son muy incapacitantes. Muchos médicos y pacientes creen que, si la colocación de una prótesis no soluciona los problemas de dolor de rodilla, no existen más tratamientos para calmar su dolor.

    En la Clínica del Dolor de Euskadi disponemos de múltiples tratamientos para el control del dolor de rodilla, incluso tras la colocación de prótesis total de rodilla y prótesis parcial de rodilla.

    Tratamiento del dolor de rodilla

    La primera línea de tratamiento son ejercicios para fortalecer los músculos de la rodilla y la administración de analgésicos y antinflamatorios no esteroideos.

    En casos de artrosis de rodilla y degeneración articular la administración intrarticular de medicación como corticoides o viscosuplementación con ácido hialurónico puede mejorar de manera significativa la funcionalidad de la articulación y reducir el dolor.

    Otra opción muy utilizada y con buenos resultados a medio largo plazo es la utilización de plasma rico en factores de crecimiento o células madre que permite, mediante la utilización de sangre del propio paciente, restaurar, revitalizar y regenerar el cartílago de la articulación reduciendo la progresión de la enfermedad degenerativa, mejorando el dolor.

    En los casos más avanzados o ante la falta de eficacia de tratamientos quirúrgicos, se pueden destruir, mediante radiofrecuencia o rizólisis, selectivamente los nervios encargados de recoger la información sensitiva de la articulación de la rodilla manteniendo su funcionalidad y evitando la transmisión del dolor.

    contacta con nosotros