INFILTRACIÓN MUSCULAR

¿Qué es el dolor muscular o sindrome miofascial?

El síndrome miofascial es un cuadro de dolor regional muscular, localizado en un músculo o grupo muscular, consta de una banda tensa, dolorosa y palpable en cuyo seno se encuentra el punto gatillo o trigger point.

Se caracteriza por dolor en la zona muscular y dolor referido a distancia sin déficit motor o sensitivo asociado.

La presencia de una banda tensa y palpable a lo largo del músculo expresa un estado anormal de tensión en la fibra muscular.

El paciente refiere dolor a la presión del punto gatillo y limita la movilidad del músculo.

Los músculos más frecuentemente afectados son los utilizados para mantener la postura corporal, cuello, hombros y cintura pélvica (trapecio, psoas, cuadrado lumbar, piramidal, etc.)

¿Qué es la infiltración muscular?

La infiltración muscular de los puntos gatillo con anestésico local mediante visión ecográfica nos permite diagnosticar y tratar el cuadro doloroso originado en un punto gatillo o banda tensa muscular. Estas infiltraciones musculares se utilizan para aliviar el dolor y mejorar la movilidad en casos de bloqueos musculares o contracturas musculares severas. Además, el procedimiento puede ser complementado con anestésicos relajantes musculares para incrementar la eficacia del tratamiento.

Botox para el dolor muscular

Si queremos prolongar la mejoría del cuadro podemos utilizar toxina botulínica tipo A.

El efecto farmacológico de la toxina botulínica tiene lugar a nivel de la unión neuromuscular. En esta región de transición entre el nervio periférico y el músculo se produce la liberación de acetilcolina, un neurotransmisor necesario para producir la contracción muscular.

El efecto final es una denervación química temporal en la unión neuromuscular sin producir ninguna lesión física en las estructuras nerviosas.

Este tratamiento es especialmente útil para casos de bloqueo neuromuscular o bloqueo muscular severo, incluyendo el bloqueo muscular en la espalda. El efecto farmacológico de la toxina botulínica tiene lugar a nivel de la unión neuromuscular. En esta región de transición entre el nervio periférico y el músculo se produce la liberación de acetilcolina, un neurotransmisor necesario para producir la contracción muscular. La toxina botulínica actúa de forma local mediante el bloqueo de la liberación de acetilcolina, lo que se traduce en parálisis muscular temporal.

Infiltración muscular

Infiltración muscular y Plasma para el dolor muscular

Si existe daño estructural en el músculo o tendones podemos usar la medicina regenerativa como el plasma rico en factores de crecimiento que permite, mediante la utilización de sangre del propio paciente, restaurar, revitalizar y regenerar el tejido dañado mejorando los síntomas del paciente y su funcionalidad.

Es un procedimiento ambulatorio sencillo que se puede realizar en consulta o en quirófano.

Las infiltraciones para contracturas musculares con plasma son una opción avanzada para aquellos pacientes que no responden a tratamientos convencionales de bloqueo articular o bloqueos articulares.

 

Bloqueantes neuromusculares o infiltraciones musculares

Los fármacos que actúan en la unión neuromuscular, así como relajantes musculares en anestesia, juegan un papel crucial en el manejo del dolor y la recuperación de la movilidad. La selección del relajante muscular central, relajante nervioso y muscular o relajante muscular periférico dependerá de la naturaleza y severidad del cuadro clínico. Los bloqueadores musculares, junto con técnicas precisas como la infiltración muscular en la espalda, ofrecen una solución efectiva para el bloqueo muscular espalda y otros dolores musculares crónicos.

La comprensión y aplicación correcta de tratamientos como bloqueo neural, bloqueo medicina, y las infiltraciones musculares, permiten un manejo integral del dolor y la disfunción muscular. Cada paciente requiere una evaluación detallada para determinar la estrategia más adecuada, ya sea mediante infiltración muscular o bloqueo muscular, para asegurar la mejoría en su calidad de vida y recuperación de la funcionalidad.

Tratamiento: bloqueos articulares y bloqueos musculares

Los bloqueos articulares y bloqueos musculares son condiciones comunes que pueden causar dolor significativo y limitación en el movimiento, afectando la calidad de vida de las personas. Estas condiciones pueden ser tratadas mediante una combinación de técnicas médicas destinadas a aliviar el dolor y restaurar la movilidad.

Los bloqueos articulares y bloqueos musculares son procedimientos médicos que se utilizan para aliviar el dolor y mejorar la funcionalidad en pacientes con problemas musculoesqueléticos. Las infiltraciones juegan un papel crucial en este tipo de tratamientos, proporcionando un alivio significativo y favoreciendo el proceso de recuperación.

 

contacta con nosotros