BLOQUEO EPIDURAL

¿Qué es el bloqueo epidural?

El bloqueo epidural es una técnica anestésica ampliamente utilizada en el ámbito hospitalario que consiste en la administración de medicación en el espacio epidural.

El espacio epidural es una cavidad virtual que rodea al canal medular y las raíces nerviosas y es utilizado frecuentemente tanto para anestesia intraoperatoria como para manejo del dolor crónico en dolor lumbar, dolor ciático, hernia discal, estenosis de canal, dolor discogénico, etc.

¿En qué consiste el bloqueo epidural?

El bloqueo epidural consiste en la administración de una mezcla compuesta por un corticoide, un anestésico local y suero fisiológico en el espacio epidural.

La técnica de punción epidural se puede realizar bien con el paciente sentado mediante referencias anatómicas o bien con el paciente tumbado boca abajo mediante control radiológico.

Bloqueo epidural

¿Sabias que existen diferentes tipos de bloqueos epidurales?

Las infiltraciones epidurales pueden realizarse por vía caudal a través del hiato sacro, por vía interlaminar entre las apófisis espinosas de las vertebras, ésta es la vía utilizada en las embarazadas, o por vía transforaminal a través del foramen vertebral lugar por donde sale la raíz nerviosa. Se decidirá uno u otro en función de la patología a tratar, la complejidad del paciente y el mayor beneficio posible para el mismo.

¿Para qué se utiliza el bloqueo epidural?

El bloqueo epidural, además de servir como analgesia del parto o de intervenciones quirúrgicas, es una técnica de control del dolor crónico y permite una mejoría clínica gracias a su poder analgésico y antiinflamatorio.

En ocasiones es necesario realizar más de un bloqueo epidural, debido a que el efecto del primero puede no ser duradero.

¿Es eficaz un bloqueo epidural?

La eficacia del procedimiento vendrá al depositar medicación cerca del lugar de conflicto por ejemplo una hernia o estenosis de canal produciendo un alivio de dolor.

Cuidados tras un bloqueo epidural

Es un procedimiento ambulatorio que no requiere ingreso y que se debe realizar en quirófano bajo visión radiológica y con las condiciones higiénicas sanitarias adecuadas.

El bloqueo epidural es una técnica segura, poco agresiva y con bajo riesgo para el paciente pudiendo realizar vida normal al terminar el bloqueo