DOLOR DE CADERA

¿Qué es el dolor de cadera?

El dolor de cadera es el dolor que se produce en la articulación de la cadera o en estructuras osteomusculares cercanas.

Es un síntoma común de diversas enfermedades y lesiones. El dolor puede responder a problemas musculares, ligamentosos, óseos, cartilaginosos e incluso nerviosos. 

Los problemas en la articulación de la cadera provocan dolor en la ingle o el interior de la cadera. El dolor en el exterior de la cadera, la parte superior del muslo o el glúteo, suelen deberse a problemas con músculos, ligamentos y tendones que rodean la articulación de la cadera.

¿Por qué tengo dolor de cadera?

El dolor de cadera lo pueden desarrollar tanto personas que practican deporte, como aquellos con vida sedentaria.

 

La articulación de la cadera está formada por la unión de la pelvis y el fémur. El fémur tiene la forma de una esfera que encaja dentro de la pelvis, de tal forma que permite el movimiento de la pierna en muchas direcciones.

 

Los procesos degenerativos asociados al envejecimiento, como la artrosis, son los responsables de una gran parte de este tipo de dolores.

 

La articulación de la cadera está recubierta de cartílago articular, que es el tejido que permite realizar los movimientos, entre los huesos de la articulación, sin dolor. Con el paso del tiempo, el cartílago se desgasta, pierde su grosor y textura, apareciendo dolor.

Imagen de persona con dolor de cadera

Síntomas de dolor de cadera

Los síntomas más habituales del dolor de cadera son:

  • Dolor en la ingle. Es el síntoma principal y el más importante. Puede ser intenso e incluso invalidante. Puede localizarse en la ingle y en el muslo.
  • Pérdida de movilidad y rigidez matutina, cruzar las piernas o ponerse los calcetines puede resultar difícil.
  • Cojera al caminar. La artrosis de cadera es una enfermedad crónica, es decir, que dura toda la vida. Por lo general, suele evolucionar muy lentamente, en el transcurso de años.

Este tipo de dolor puede dificultar ampliamente el desarrollo de actividades cotidianas y generar un alto impacto sobre la calidad de vida de las personas.
Dolor de cadera después de hacer deporte

Causas de dolor en la cadera


Las causas de dolor de cadera son múltiples, alguna de ellas:

  • Lesiones musculares
  • Traumatismos o golpes
  • Artrosis de cadera o artrosis coxofemoral, donde el cartílago de las articulaciones se va desgastando, provocando dolor
  • Bursitis o irritación de la Bursa, estructura que se encuentra ubicada entre tendones y estructuras oseas para disminuir la fricción.
  • Herpes zóster (culebrilla)
  • Desequilibrio, por una dismetría o desigualdad de longitud de los miembros inferiores
  • Pinzamiento fémoroacetabular (también llamado “pinzamiento de cadera”, y que generalmente se produce como resultado del roce anormal de los huesos de la cadera entre sí).
  • Tendinitis o entensopatías, asociadas al exceso de actividad física o una técnica inadecuada.
  • Las hernias discales o el dolor lumbar por síndrome facetario, son causas que pueden contribuir al dolor en la parte posterior de la cadera.

 

¿Por qué sigo con dolor si me han operado de la cadera?

En ocasiones, la colocación de una prótesis de cadera o la realización de una artroscopia de cadera no soluciona el problema del dolor de cadera, incluso en algunos pacientes los dolores empeoran.

Los dolores crónicos de cadera son muy incapacitantes y pueden dificultar ampliamente el desarrollo de actividades cotidianas, generando un alto impacto sobre la calidad de vida de las personas.

En la Clínica del Dolor de Euskadi disponemos de múltiples tratamientos para el control de este tipo de dolores, incluso tras la colocación de prótesis o la realización de artroscopia de cadera.

Persona en el mar con dolor de cadera

Tratamiento de dolor de cadera


La primera línea de tratamiento son ejercicios para fortalecer los músculos de la cadera y la administración de analgésicos y antinflamatorios no esteroideos.

En casos de artrosis de cadera y degeneración articular la administración intrarticular de medicación como corticoides o viscosuplementación con ácido hialurónico puede mejorar de manera significativa la funcionalidad de la articulación y reducir el dolor.

Otra opción muy utilizada y con buenos resultados a medio largo plazo es la utilización de plasma rico en factores de crecimiento o células madre que permite, mediante la utilización de sangre del propio paciente, restaurar, revitalizar y regenerar el cartílago de la articulación reduciendo la progresión de la enfermedad degenerativa, mejorando el dolor.

En los casos más avanzados o ante la falta de eficacia de tratamientos quirúrgicos, se pueden destruir, mediante radiofrecuencia o rizólisis, selectivamente los nervios encargados de recoger la información sensitiva de la articulación de la cadera manteniendo su funcionalidad y evitando la transmisión del dolor.

contacta con nosotros