DOLOR NEUROPÁTICO DE HERPES ZOSTER

¿Qué es el dolor neuropático por herpes zoster?

El dolor neuropático por herpes zoster o neuralgia postherpética es la complicación más frecuente del herpes zóster. Esta enfermedad afecta las fibras nerviosas y la piel, lo que causa un dolor urente que dura mucho tiempo después de que el sarpullido y las ampollas del herpes zóster han desaparecido.

El riesgo de tener dolor neuropático por herpes zoster o neuralgia postherpética aumenta con la edad. Principalmente afecta a personas mayores de 60 años.

Amplia la información sobre el Herpes Zoster.

¿Por qué tengo dolor neuropático por Herpes Zoster?

Si has pasado la varicela, el virus permanece latente en el organismo de por vida. Con el avance de la edad, o con la disminución del sistema inmune, el virus puede reactivarse, causar zoster y dolor neuropático por herpes zoster o neuralgia posherpética.

La neuralgia posherpética se presenta si las fibras nerviosas se dañan durante un brote de zóster. Las fibras dañadas envían mensajes confusos y exagerados de la piel al cerebro, lo que causa dolor crónico y a menudo insoportable, que puede permanecer meses, o incluso años.

Síntomas de neuralgia postherpética

Los síntomas de dolor neuropático por herpes zoster o neuralgia posherpética, normalmente, se limitan a la zona de la piel donde se produjo el brote del herpes zóster por primera vez, como una banda en un lateral del abdomen, tórax o extremidad.

  • Dolor urente, incisivo, punzante y quemante de alta intensidad que dura después de que se haya curado la erupción cutánea del herpes zóster.
  • Sensibilidad aumentada al tacto suave. Los pacientes ni siquiera pueden soportar el contacto de la ropa con la piel afectada.
  • Con menor frecuencia, la neuralgia posherpética puede provocar una sensación de picazón o entumecimiento.

Te sigues preguntando ¿Qué es el el Herpes Zoster?
Dolor neuropático por herpes zoster

Causas de dolor neuropático por herpes zoster

El dolor neuropático causado por el herpes zóster es uno de los tipos de dolor más difíciles de manejar. En Clínica Edolor , somos especialistas en abordar esta problemática de forma efectiva. Pero, ¿qué origina este dolor tan particular?

Infección del Nervio

El herpes zóster es causado por el virus varicela-zóster , el mismo virus que causa la varicela. Este virus puede permanecer latente en los ganglios nerviosos y reactivarse años más tarde, inflamando el nervio afectado y causando dolor.

Daño a las Fibras Nerviosas

Una vez que el virus se reactiva, puede causar daño a las fibras nerviosas , lo que resulta en dolor persistente. Este daño puede llevar a un trastorno doloroso conocido como neuralgia posherpética , que es un tipo de dolor neuropático crónico.

Respuesta Inmunitaria

La respuesta del sistema inmunológico a la infección también puede contribuir al dolor neuropático. En algunas personas, la inflamación y la liberación de ciertas sustancias químicas amplifican las señales de dolor.

Factores de Riesgo

Las personas mayores y aquellos con sistemas inmunológicos comprometidos tienen un mayor riesgo de desarrollar dolor neuropático tras una infección por herpes zóster. En estos casos, la prevención mediante la vacunación puede ser particularmente efectiva.

Tratamiento de neuralgia postherpética

Es importante individualizar y ajustar el tratamiento farmacológico a cada paciente, así como vigilar la aparición de efectos secundarios. El tratamiento farmacológico del dolor neuropático que ha demostrado evidencia científica incluye antideprésicos tricíclicos, antiepilépticos e inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina.

También disponemos de terapias tópicas cutáneas con lidocaína o capsaicina que pueden ser una buena opción en combinación o para poblaciones vulnerables. Los tratamientos intervencionistas son para pacientes con dolor neuropático refractario, que no han respondido adecuadamente a los tratamientos farmacológicos estándar usados solos o en combinación.

Los procedimientos intervencionistas serán siempre guiados bajo visión directa ecográfica o radiológica por dos razones, aumentar la eficacia del procedimiento y aumentar la seguridad del paciente. Los bloqueos nerviosos periféricos o infiltraciones epidurales, las terapias de modulación nerviosa mediante radiofrecuencia pulsada en nervio periférico o en ganglio de raíz dorsal serán algunas de las opciones que podremos plantear al paciente en caso de dolor neuropático refractario.

En casos más complejos donde no se consigue el control del dolor neuropático a pesar de las medidas mencionadas, tendremos otras alternativas como el implante de estimulador medular de cordones posteriores o estimulador de nervio periférico.

DUDAS FRECUENTES SOBRE EL DOLOR NEUROPÁTICO POR HERPES ZOSTER

¿Cuándo deja de doler el herpes zóster?

Uno de los aspectos más preocupantes del herpes zóster es el dolor que conlleva. En Clínica Edolor , comprendemos la angustia que esto genera en los pacientes. En general, el dolor del herpes zóster puede durar de tres a cinco semanas. Sin embargo, es fundamental obtener un diagnóstico y tratamiento tempranos para aliviar los síntomas de manera más efectiva.

¿Cómo evitar el dolor del herpes zóster?

Para evitar el dolor asociado al herpes zóster, es crucial seguir algunas pautas. Primero, es esencial vacunarse contra la varicela-zóster , especialmente si se pertenece a un grupo de riesgo. En Clínica Edolor , ofrecemos tratamientos intervencionistas mínimamente invasivos que tienen como objetivo controlar el dolor de alta complejidad, mejorando así la funcionalidad y calidad de vida de nuestros pacientes.

¿Qué nervio se inflama con el herpes zóster?

El herpes zóster afecta principalmente al nervio dorsal , que es un ramo del nervio espinal. Esto puede generar dolor crónico, conocido como neuralgia posherpética , que puede ser muy difícil de tratar. En Clínica Edolor , nuestros especialistas médicos acreditados utilizan las últimas técnicas para mitigar este tipo de dolor.

¿Qué tipo de dolor se presenta en un cuadro clínico de herpes zóster?

El dolor asociado al herpes zóster es, en general, un dolor quemante o punzante, que puede llegar a ser incapacitante. Algunos pacientes también experimentan hormigueo y sensibilidad al tacto. En Clínica Edolor , empleamos un enfoque integral y personalizado para tratar este y otros tipos de dolor crónico.

Invitamos a todas las personas que estén sufriendo de dolor crónico a que nos visiten en nuestras ubicaciones en Vizcaya, Alava o Guipúzcoa . En Clínica Edolor , estamos comprometidos con mejorar su calidad de vida permitiéndoles vivir sin dolor. Consulte nuestras opciones de tratamiento hoy mismo y dé el primer paso para recuperar su bienestar.

contacta con nosotros