BLOQUEOS O INFILTRACIONES

¿Qué son los bloqueos o infiltraciones?

Los bloqueos o infiltraciones son procedimientos usados frecuentemente por médicos anestesiólogos en las unidades del dolor para aliviar el dolor crónico de los pacientes.

Su utilidad reside en proporcionar información del origen del dolor, y en aliviar el dolor evitando la transmisión del dolor.

Objetivo de los bloqueos o infiltraciones

El objetivo al realizar un bloqueo o infiltración es interrumpir las vías dolorosas del sistema nervioso que conducen las señales del dolor a los centros receptores del cerebro. 

Así se consigue eliminar un foco de irritación nociceptiva o dolorosa e interrumpir la percepción del dolor.

¿Para qué sirven los bloqueos o infiltraciones?

Los bloqueos o infiltraciones sirven para diagnosticar y tratar el dolor del paciente.

Para poder abordar con seguridad y de manera fiable un bloqueo o infiltración es imperativo realizarlo bajo visión directa en tiempo real ecográfica o radiológica.

Es un procedimiento ambulatorio sencillo que se puede realizar en consulta o en quirófano.

bloqueos o infiltraciones

Indicaciones del bloqueo nervioso

Las indicaciones y localizaciones donde podemos hacer un bloqueo o infiltración son múltiples. Algunas de las más frecuentes son:

  • Bloqueos articulares para las grandes y pequeñas articulaciones como cadera, hombro y rodilla.
  • Bloqueos nerviosos , como el bloqueo del nervio pudendo o bloqueo del nervio occipital.
  • Bloqueo epidural , muy utilizado en dolor de espalda, dolor por ciática, dolor discogénico y dolor por estenosis de canal.
  • Bloqueo facetario para el dolor de espalda, cervical o lumbar, cervicalgia o lumbalgia.
  • Bloqueo simpático en casos más complejos de dolor regional complejo, dolor oncológico o dolor visceral.
  • Bloqueos musculares en dolor miofascial o dolor muscular

Cuidados posteriores a un bloqueo nervioso

 

Los procedimientos de bloqueos o infiltraciones se realizan bajo visión directa ecográfica o radiológica en consulta o en quirófano de manera ambulatoria. Se recomienda al paciente un reposo relativo de la zona durante 24 h evitando grandes esfuerzos, posteriormente el paciente puede realizar actividades de manera normal.

contacta con nosotros