Dolor tras cirugía de espalda

¿Qué es el síndrome de espalda fallida?

El síndrome de espalda fallida, síndrome postlaminectomía o más recientemente denominado dolor crónico tras cirugía de espalda (Chronic Pain after Spinal Surgery, CPSS) consiste en la aparición o persistencia de dolor crónico lumbar y/o dolor crónico ciático o radicular en las extremidades tras el intento de tratamiento quirúrgico de ese dolor, sin éxito.

¿Por qué tengo dolor después de una cirugía de espalda?

La cicatriz o fibrosis epidural que se forma tras la intervención quirúrgica de espalda es parte del mecanismo reparativo normal del tejido, por lo que la mayoría de los pacientes con fibrosis epidural estarán asintomáticos.

Una fibrosis epidural extensa tiene una probabilidad 3,2 veces mayor de provocar dolor crónico de espalda o dolor crónico por ciática. El dolor crónico causado por la fibrosis puede ser debido a la irritación, compresión y tracción que este tejido produce sobre las estructuras nerviosas, similar al producido por la artrosis, degeneración discal o hernia discal.

Se estima que entre un 10-30% de los pacientes operados de espalda pueden desarrollar dolor crónico persistente tras la cirugía, con la segunda cirugía (sobre el mismo nivel) aumenta hasta el 50% la probabilidad de desarrollar dolor crónico.

El aumento de cirugías sobre la columna y la mayor complejidad de las mismas hace que cada vez aparezcan más casos de dolor crónico tras cirugía de espalda, síndrome postlaminectomía o síndrome de cirugía fallida de espalda.

Imagen de dolor tras cirugía de espalda

Síntomas de dolor después de una cirugía de espalda

Puede cursar con dolor de espalda en el lugar de la intervención o en estructuras osteomusculares cercanas. También puede provocar síntomas y/o déficits radiculares en las extremidades por compresión o tracción nerviosa de alguna raíz en su salida de la columna por fibrosis del espacio epidural, como el dolor crónico por ciática.

 

Básicamente, debemos distinguir dos tipos de dolor en estos síndromes de dolor crónico tras cirugía de espalda. Uno el dolor crónico lumbar, generalmente de características mecánicas y somáticas, localizado en el lugar de intervención quirúrgica o en estructuras osteomusculares cercanas y el otro neuropático o dolor crónico tipo ciática que se extiende desde la zona lumbar baja por las piernas pudiendo llegar hasta los pies.

Causas del dolor tras cirugía de espalda

Diagnóstico de dolor tras cirugía de espalda

El diagnóstico es fundamentalmente clínico, ante la persistencia o la aparición de dolor crónico de espalda y/o dolor crónico ciático en las extremidades tras el intento de tratamiento quirúrgico de ese dolor, sin éxito.

El diagnóstico debe apoyarse en las pruebas de imagen complementarias (Resonancia Magnética Nuclear) y en las pruebas neurofisiológicas (Electromiograma). Puede ser necesario, como diagnóstico y tratamiento, la visualización directa de la fibrosis epidural mediante la técnica de endoscopia epidural o epiduroscopia. La epiduroscopia nos permite romper parte de la fibrosis epidural y mejorar el dolor crónico del paciente.

Tratamiento del dolor tras cirugía de espalda

Nuestro objetivo será mejorar la calidad de vida de nuestros pacientes con las técnicas menos invasivas posibles tales como bloqueos epidurales o radiculares selectivos, aplicación de radiofrecuencia del ganglio de la raíz dorsal o radiofrecuencia intracanal.

 

Si no se consigue controlar el dolor con bloqueos o infiltraciones su médico podrá recomendarle la realización de epidurolisis o adhesiolisis intracanal, que consiste en la utilización de un catéter dirigible, a través del espacio epidural que permite ubicar el catéter en el lugar donde el paciente tiene la fibrosis, realizando una destrucción de la misma, de manera mecánica y química.

 

Otra de las opciones de tratamiento es la endoscopia epidural o epiduroscopia. La epiduroscopia es un procedimiento mínimamente invasivo que permite, a tiempo real, visualizar el espacio epidural, a través de una cámara, con fines tanto de diagnóstico como terapéuticos.

 

El objetivo es identificar estructuras patológicas tales como zonas de inflamación y de fibrosis o adherencias epidurales. Una vez identificadas, se procede al tratamiento de las mismas, aprovechando la visión directa.

 

Finalmente, si todo lo anterior no resulta eficaz, debemos plantearnos técnicas avanzadas de modulación del dolor, como es la implantación de un estimulador medular con electrodos epidurales de cordones posteriores. Los estimuladores medulares evitan la transmisión del dolor desde la zona afectada del cuerpo hasta el cerebro.

Hombre con dolor crónico de espalda tras cirugía

contacta con nosotros