DOLOR PÉLVICO Y ABDOMINAL

¿Qué es el dolor pélvico?

El dolor pélvico es el término utilizado para describir el dolor que se presenta principalmente en la región debajo del ombligo. Esta región incluye la parte baja del abdomen, la parte baja de la espalda y la zona genital.

Alrededor del 15% de las mujeres en edad fértil refiere tener dolor pélvico crónico. Un 10-30% de estas mujeres padecen un dolor tan intenso que les impide trabajar.

¿Por qué tengo dolor abdominal?

La magnitud del dolor pélvico crónico no siempre se corresponde con la magnitud de la enfermedad que lo provoca. Una lesión puede ser pequeña en cuanto a su tamaño, pero la mujer puede sentir mucho dolor.

Existen alternativas a los métodos tradicionales de alivio del dolor, para control del dolor pélvico crónico. Según la enfermedad sospechosa de provocar el dolor, su médico le aconsejará cuál es el mejor tratamiento.

Algunas alternativas como los bloqueos nerviosos del sistema nervioso simpático, la fisioterapia de suelo pélvico o las infiltraciones musculares pueden ayudar a calmar el dolor.

dolor pélvico y abdominal

Síntomas de dolor pélvico

El dolor pélvico crónico puede ser tan intenso que interfiera con las actividades cotidianas como ir a trabajar, hacer ejercicio o tener relaciones sexuales.

El dolor pélvico crónico puede ser constante o intermitente, agudo y punzante en un punto específico o un dolor sordo diseminado. Algunos pacientes describen dolor en los genitales externos, lo que se conoce como vulvodinia en las mujeres, también durante las relaciones sexuales.

Causas de dolor pélvico abdominal

Causas de dolor pélvico

Algunas de las causas más comunes de dolor pélvico crónico incluyen:

  • Endometriosis: tejido del útero que crece en otras partes del cuerpo y puede invadir los ovarios, la pelvis, la vejiga y otras vísceras abdominales.
  • Enfermedad inflamatoria pélvica: infección en los órganos reproductores femeninos (útero, trompas y ovarios) que puede provocar inflamación y/o infección de los órganos.
  • Fibromas: crecimientos benignos de la pared muscular del útero.
  • Síndrome de colon irritable o síndrome de intestino irritable.
  • Cistitis intersticial: Las personas con cistitis intersticial tienen una pared de la vejiga inflamada, irritada, cicatricial y rígida.
  • Adherencias postquirúrgicas. Las adherencias son bandas de tejido cicatricial que se forman entre los tejidos y los órganos internos.
  • Vulvodinia. Esta enfermedad se manifiesta mediante dolor o molestias en la vulva que puede provocar sensación de ardor, escozor, picazón o desolladuras en la vulva.

Tratamiento de dolor abdominal

El tratamiento depende de la causa del dolor pélvico, su intensidad, extensión del dolor y su frecuencia. Algunas opciones de tratamiento incluyen:

  • Medicamentos como analgésicos, antiinflamatorios, relajantes musculares y antidepresivos.

 

  • Tratamiento hormonal que puede ayudar a aliviar el dolor vinculado a la endometriosis y la menstruación.

 

  • Cambios en el estilo de vida. La dieta, entrenamiento postural y realizar actividad física de manera regular pueden ayudar a aliviar el dolor pélvico crónico.

 

  • Terapia física. Masajes, estiramientos, ejercicios de fuerza o aprender a relajar o controlar los músculos pélvicos también puede ser de utilidad.

 

  • Bloqueos o infiltraciones guiadas por ecografía de nervios periféricos encargados de recoger la información sensitiva del abdomen, pelvis o genitales. Algunas de estas estructuras como el nervio pudendo, nervio genitofemoral, nervio ilioinguinal e iliohipogástrico son de fácil acceso ecográfico, otras estructuras como el sistema nervioso simpático, más profundo, es el encargado de recoger la inervación de las vísceras abdominales y genitales y su bloqueo puede reducir significativamente el nivel de dolor que siente el paciente.

 

  • Cirugía en algunos casos podrían necesitar extirpar adherencias, fibromas y/o endometriosis.

contacta con nosotros