Dolor por ciática

¿Qué es el dolor de ciática?

La ciática o dolor del nervio ciático hace referencia al dolor que recorre el trayecto del nervio ciático, desde la parte baja o inferior de la espalda hacia la pierna.

La ciática se produce por una compresión del nervio ciático en su trayecto.

¿Por qué tengo ciática?

La ciática se produce cuando se comprime parte del nervio ciático o raíces espinales, bien por una hernia de disco, artrosis lumbar, degeneración discal o estenosis de canal.

Esto causa inflamación del propio nervio ciático, dolor y, a menudo, algo de debilidad, entumecimiento u hormigueo en la pierna afectada.

La prevalencia de la ciática aumenta en las personas de mediana edad. La probabilidad de experimentar ciática aumenta a los cincuenta años y luego se disminuye.

El nervio ciático es el nervio más largo y grande del cuerpo, comienza en las raíces nerviosas de la espalda baja y el sacro, que se unen y se convierten en el nervio ciático en la zona glútea.

En la zona glútea el nervio ciático pasa por debajo de un músculo llamado músculo piriforme, que también puede comprimir el nervio; a este problema se le llama síndrome piramidal o piriforme y puede simular una ciática.

neuropático

¿DÓNDE ESTÁ EL NERVIO CIÁTICO?

Uno de los nervios más importantes involucrados en el dolor de espalda es el nervio ciático.

¿Por dónde pasa el nervio ciático? Este nervio es el más grande del cuerpo y va desde la columna hasta la parte inferior de la pierna y el pie. El nervio ciático comienza en la parte inferior de la columna y corre por la parte posterior de cada pierna. A medida que se acerca a la rodilla, se divide en ramas más pequeñas que se extienden hasta los pies. 

Es importante saber que el nervio ciático también puede sufrir de pseudociática o falsa ciática. Esto sucede cuando los músculos de la parte inferior de la espalda se tensan o se inflaman, lo que provoca dolor en la misma área que el disco herniado. Las pseudosias también pueden irradiar dolor hacia las piernas y los pies, que a menudo se confunde con el dolor de una hernia de disco.

En Edolor, nuestro equipo de especialistas en dolor crónico tiene una amplia experiencia en el diagnóstico y tratamiento de ciáticas y otras afecciones relacionadas con la espalda.

Síntomas de dolor de ciática

¿Cómo es el dolor de ciática? El dolor asociado con la ciática suele ser agudo y grave en intensidad, pero puede variar ampliamente, desde un dolor leve hasta una sensación de ardor o dolor insoportable, como una sacudida o una descarga eléctrica, que se extiende característicamente desde la parte baja de la columna hacia abajo por la pierna incluso hasta el pie.

Algunas personas también tienen entumecimiento, hormigueo o debilidad muscular en la pierna o el pie afectados.

No todo el dolor que se extiende desde la parte baja de la espalda por la pierna es ciática. En la mayoría de los casos de ciática, el dolor se extiende hasta más abajo de la rodilla.

Hombre con dolor de ciática

¿DónDE DUELE LA CIÁTICA?

La ciática es un problema de salud que causa dolor en la parte inferior de la espalda y las piernas que afecta a muchas personas en todo el mundo. Este dolor, que se produce cuando el nervio ciático está irritado o pinzado, puede ser intenso y molesto. 

En algunos casos, el dolor se puede sentir en una sola pierna (izquierda o derecha), mientras que en otros casos, el dolor se extiende a ambas piernas. La ciática lumbar es la más común y se refiere al dolor que se origina en la parte inferior de la espalda y se irradia hacia la pierna. 

En algunos casos, el dolor puede extenderse a la rodilla y causar ardor o entumecimiento en esa área. Es importante tener en cuenta que el dolor de rodilla puede ser un síntoma de ciática y no necesariamente un problema con la rodilla en sí. La ciática también puede causar dolor de espalda, especialmente en la zona lumbar y las caderas. Si experimenta dolor en alguna de estas áreas, es importante acudir a un especialista para un tratamiento adecuado.

Causas de ciática

Cualquier razón que comprima el nervio ciático o raíces espinales pueden ser causa de ciática.

Algunas de las causas más comunes de ciática son: hernias discales o protrusiones discales, artrosis lumbar, enfermedad degenerativa discal, estenosis de canal, síndrome piramidal o piriforme. Existen muchas causas que acaban desembocando en un nervio ciático inflamado.

Otros trastornos que pueden imitar los síntomas de ciática, pero en realidad no son causados por la compresión del nervio ciático, son: disfunción de la articulación sacro-iliaca, lumbalgia, “ciática” del embarazo, lumbalgia.

EMBARAZO Y OTROS FACTORES DE RIESGO DE LA CIÁTICA

La ciática puede afectar a cualquier persona, independientemente de su edad o sexo. Sin embargo, existen algunos factores que aumentan el riesgo de desarrollar este problema de salud. Algunos de los factores de riesgo más comunes de la ciática son: 

Edad: a medida que envejecemos, los discos intervertebrales de la columna vertebral pueden sufrir cambios y degeneración, lo que aumenta el riesgo de hernias de disco y compresión del nervio ciático.  

Obesidad: el exceso de peso puede ejercer presión sobre la columna vertebral, aumentando el riesgo de hernias de disco y compresión del nervio ciático. 

Estilo de vida sedentario: la falta de actividad física y el estar sentado durante largos períodos de tiempo puede debilitar los músculos de la espalda y aumentar el riesgo de lesiones.

Trabajos físicamente exigentes: los trabajos que requieren movimientos repetitivos y esfuerzos físicos constantes pueden aumentar el riesgo de lesiones de espalda.

Embarazo y ciática: el peso del feto puede ejercer presión sobre la columna vertebral y el nervio ciático, lo que aumenta el riesgo de dolor y lesiones. La ciática en el embarazo tiene distintos síntomas, si sientes algún tipo de malestar, te invitamos a que nos visites en nuestra clínica para el dolor en Euskadi.

Factores hereditarios: algunas personas pueden tener una predisposición genética a desarrollar problemas de la columna vertebral y el nervio ciático.

Tratamiento de la ciática o dolor del nervio ciático

La mayoría de los pacientes con dolor por ciática mejoran en un periodo de 4 a 6 semanas y responden bien a los tratamientos conservadores, como medicamentos, fisioterapia y estiramientos especiales para la ciática.

Los tratamientos habituales para la ciática incluyen fisioterapia, ejercicio, evitar las actividades que agraven los síntomas, así como analgésicos y antiinflamatorios no esteroideos

La inyección epidural de corticoides o el bloqueo selectivo de la raíz espinal han demostrado ser útiles en el control del dolor por ciática. Su gran eficacia reside en colocar la medicación antiinflamatoria cerca del nervio ciático o raíz espinal, mejorando la sintomatología y evitando los efectos secundarios de los fármacos por vía oral.

Su médico podrá recomendarle otras técnicas más avanzadas para el control del dolor por ciática, como la descompresión de hernias discales sin cirugía, radiofrecuencia del ganglio de la raíz dorsal espinal o la utilización de dispositivos por vía epidural para liberar el nervio ciático sin cirugía.

La opción quirúrgica debe de plantearse como última alternativa, si la paciente continua con dolor y limitación funcional, afectando negativamente a su calidad de vida y los tratamientos previos no han sido eficaces.

Causas del dolor de ciática

¿Cómo CURAR EL DOLOR DE CIÁTICA?

El masaje terapéutico es una forma eficaz de aliviar el dolor de ciática. Un masaje adecuado puede ayudar a aliviar la tensión muscular, mejorar la circulación sanguínea y aumentar la flexibilidad en la zona afectada. El masaje se puede hacer en el área afectada y las áreas circundantes para aliviar la tensión muscular en todo el cuerpo.

En Clínica Edolor, nuestros terapeutas especialistas en masaje terapéutico pueden realizar masajes específicos para aliviar el dolor de ciática y mejorar la calidad de vida de sus pacientes. El masaje puede ser parte de un plan de tratamiento integral que incluye estiramiento, reposicionamiento y otros tratamientos no invasivos.

Las inyecciones de ciática son otra forma efectiva de reducir el dolor y la inflamación en el área afectada. Las inyecciones pueden incluir corticosteroides o anestésicos locales inyectados directamente en el área afectada para reducir el dolor y la inflamación.

Es importante tener en cuenta que las inyecciones para la ciática no son una solución permanente y sólo deben considerarse si otros tratamientos han fallado. Además, el tratamiento de inyección debe ser realizado por un especialista y bajo la estricta supervisión de un médico.

Ciática, ¿Andar o reposo?

Uno de los aspectos más difíciles de la ciática es determinar si descansar o caminar es mejor para aliviar el dolor. En general, el descanso ayuda a reducir el dolor de la ciática inicial, pero caminar a largo plazo y la actividad moderada pueden ayudar a mejorar la flexibilidad y la fuerza muscular y reducir la presión sobre el nervio ciático. 

Es importante señalar que caminar o realizar actividad física durante la ciática debe realizarse con precaución y bajo la supervisión de un especialista, ya que la actividad excesiva puede empeorar los síntomas. También es importante evitar actividades que impliquen movimientos bruscos o posiciones incómodas, como estar sentado durante mucho tiempo. 

¿Qué utilizar para el dolor de ciática, calor o frío? En cuanto al uso de compresas frías o calientes para aliviar el dolor de la ciática, ambas pueden ser efectivas dependiendo de la causa subyacente del dolor. En general, el calor puede ayudar a relajar los músculos y mejorar la circulación, mientras que el frío puede reducir la inflamación y el dolor. 

En Clínica Edolor ofrecemos una amplia gama de tratamientos para la ciática y el daño del nervio ciático, incluyendo métodos no invasivos y efectivos para aliviar el dolor y mejorar la calidad de vida de los pacientes. Si tiene ciática o compresión del nervio ciático, no dude en contactarnos para recibir la atención médica adecuada.

contacta con nosotros