Dolor cervical

¿Qué es el dolor cervical?

El dolor cervical o cervicalgia se define como el dolor localizado en la parte superior de la espalda o cuello y puede irradiarse a hombros, brazos y espalda. El dolor cervical es frecuente, se estima que un 30-40% de la población presentará este tipo de dolor en algún momento de su vida.

Se define un dolor crónico cervical, como el dolor localizado en la parte superior de la espalda o cuello, que persiste más de 3 meses desde su inicio o si se producen episodios repetidos con frecuencia.

¿Por qué tengo dolor cervical?

El dolor cervical puede ser producido por daños en múltiples estructuras, ya sea por degeneración de los discos intervertebrales (dolor por degeneración discal), artrosis de las articulaciones facetarias (síndrome facetario), sobrecarga o distensión de estructuras musculo-ligamentosas, procesos inflamatorios, traumatismos o compresión de las estructuras nerviosas que inervan los brazos (braquialgia)

qué es el dolor cervical

Causas y síntomas de dolor cervical

Los movimientos continuos cervicales a lo largo del día o el mantenimiento de posiciones forzadas, como el trabajo con ordenador, así como situaciones de estrés, pueden favorecer un incremento del tono muscular en la región cervical y provocar dolor cervical muscular.

El dolor cervical muscular suele ser secundario a movimientos bruscos, repetidos o forzados, se presenta de forma aguda y suele resolverse de manera espontanea o con ayuda de rehabilitación.

La aparición de dolor intenso, punzante o eléctrico en el cuello, que se irradia hacia los hombros y/o brazos (braquialgia) puede deberse a la compresión de raíces nerviosas, habitualmente por una hernia discal (dolor por hernia), protrusión discal o degeneración ósea de la columna.

tratamiento del dolor cervical

Los accidentes de tráfico o movimientos bruscos de flexo-extensión forzada del cuello o columna cervical pueden provocar el llamado latigazo cervical.

 

El dolor cervical puede acompañarse de episodios de cefalea de características tensionales, que mejora significativamente tras la resolución de la cervicalgia o dolor cervical.

Con el aumento de la edad tienen lugar procesos degenerativos de la columna vertebral, los discos intervertebrales disminuyen su tamaño, perdiendo el efecto de amortiguadores naturales de la espalda (dolor por degeneración discal).

El proceso degenerativo puede afectar también a las facetas articulares (dolor facetario), cuerpos vertebrales y al resto de elementos. A menudo este proceso degenerativo causa dolor crónico cervical, e incluso alteraciones neurológicas.

Otras causas menos frecuentes de dolor cervical son habitualmente las que se pre- sentan por inflamación articular como puede ser la artritis reumatoide, la polimialgia reumática u otras artropatías de la columna vertebral.

Tratamientos para el dolor cervical

Su médico siempre buscará el origen del dolor, sea cual sea su causa.

Los tratamientos propuestos tratan de reducir el nivel de dolor lo máximo posible y mejorar su calidad de vida.

Dependiendo del caso, el tratamiento puede ser rehabiltación de la musculatura cervical, infiltraciones y/o bloqueos de la espalda, radiofrecuencia o rizólisis de las articulaciones facetarias, tratamientos tópicos, tratamiento descompresivo de hernias discales, medicina regenerativa entre otros muchos.

Los tratamientos de medicina regenerativa, como el plasma rico en factores de crecimiento pueden frenar el avance del desgaste de los elementos de la espalda, favoreciendo la restauración de los tejidos y articulaciones.

El plasma rico en factores de crecimiento se obtiene de la sangre del propio paciente, sus efectos secundarios son, por lo tanto, inexistentes y sus beneficios están ampliamente estudiados en patología degenerativa osteomuscular y articular.

¿Cuándo acudir al médico si tengo dolor cervical?

Cualquier persona que padezca dolor cervical, durante un periodo superior a 3 meses, o con episodios repetidos con frecuencia, es decir, dolor cervical crónico, es recomendable acudir a una Unidad del dolor para buscar el origen del dolor crónico con un estudio completo de su caso.

 

Un tratamiento precoz puede, no solo evitar el avance de la enfermedad, si no también, conseguir que el dolor cervical no se cronifique.

 

El objetivo final del tratamiento es reducir el nivel de dolor y mejorar la calidad de vida del paciente.

 

causas del color cervical

contacta con nosotros