¿Qué causa dolor en el lado derecho de la espalda?

dolor espalda baja y glúteo lado derecho

El dolor en el lado derecho de la espalda puede tener diversas causas, que van desde problemas musculares hasta condiciones más graves. Algunas posibles causas incluyen:

  1. Lesiones musculares: Esto puede ser resultado de una tensión muscular, sobreesfuerzo, lesiones deportivas, malas posturas, sedentarismo y atrofia muscular…

Los músculos habitualmente implicados en el dolor lumbar bajo son:

  • CUADRADO LUMBAR:
    • Suele lesionarse si realizamos movimientos repetitivos que involucren la flexión lateral de la columna vertebral, como levantar objetos pesados de manera incorrecta.
    • Mantener una mala postura durante largos periodos de tiempo, como estar encorvado frente a un ordenador.
    • Participar en actividades deportivas que requieran movimientos bruscos o repetitivos de la espalda baja, como el golf o el tenis.

 

  • MÚSCULO PSOAS – ILIACO:
    • El psoas iliaco es un músculo profundo que se encuentra en la región lumbar y se extiende hacia la parte anterior de la pelvis. Es un músculo importante para la estabilidad y el movimiento de la columna vertebral y las caderas. Cuando el psoas iliaco está tenso o acortado, puede causar dolor en la región lumbar baja o en la parte frontal de la cadera.

 

  • MÚSCULOS GLUTEOS MAYOR, MEDIO, MÍNIMO:
    • Dolor en el glúteo mayor: Este músculo es el más grande de los glúteos y puede experimentar dolor debido a sobreesfuerzo, tensión o lesiones deportivas. También puede ser afectado por puntos gatillo, que son áreas sensibles y tensas en el músculo que pueden causar dolor referido.
    • Dolor en el glúteo medio: El glúteo medio es responsable de la abducción de la cadera y la estabilización de la pelvis durante la marcha. El dolor en este músculo puede ser causado por tendinitis, bursitis trocantérea o incluso debilidad en el músculo que resulta en desequilibrios musculares y problemas de marcha.
    • Dolor en el glúteo mínimo: Este músculo es el más pequeño de los glúteos y puede ser afectado por lesiones similares a las del glúteo medio, así como por problemas relacionados con el nervio ciático, ya que el nervio pasa por debajo o a través del músculo en algunas personas.
  • MÚSCULO PIRAMIDAL O PIRIFORME, SÍNDROME PIRIFORME:
    • El músculo piramidal, ubicado en la región profunda de la pelvis, se inflama o se irrita. Esto puede causar dolor en la parte baja de la espalda que se irradia hacia las nalgas y las piernas, un dolor que comúnmente se conoce como ciática.
    • Algunas posibles causas del síndrome del músculo piriforme incluyen:
      • Lesiones o sobrecarga: movimientos repetitivos de la cadera, como correr o montar en bicicleta, pueden provocar irritación del piriforme.
      • Postura incorrecta: Mantener una postura incorrecta durante periodos prolongados, como estar sentado en una silla con las piernas cruzadas, puede contribuir a la irritación del músculo.

 

Problemas con músculos de la espalda o la columna

La hernia discal, protusiones discales, en la región lumbar es una condición en la que el material gelatinoso del disco intervertebral en la columna vertebral se desplaza fuera de su lugar y ejerce presión sobre los nervios circundantes. Esto puede causar dolor intenso en la espalda baja que puede irradiarse hacia las nalgas, las piernas y los pies.

Artrosis facetaria: las vertebras se articulan unas con otras mediante las articulaciones facetarias permitiendo el movimiento y la estabilidad de la columna vertebral. Estas se desgastan y degeneran con el tiempo produciendo dolor lumbar crónico en la espalda baja.

Escoliosis: La escoliosis lumbar puede causar dolor en la región lumbar baja y en áreas adyacentes debido a la curvatura anormal de la columna vertebral generando problemas musculares por desequilibrio muscular, compresión de estructuras nerviosas y ligamentosas.

 

Problemas en la articulación sacroiliaca:

La articulación sacroilíaca se encuentra en la parte posterior de la pelvis y conecta el hueso sacro con los huesos ilíacos de la cadera. Aquí hay algunas posibles causas y características del dolor en la articulación sacroilíaca:

  • Sobrecarga o tensión: El dolor en la articulación sacroilíaca puede ser causado por sobrecarga o tensión debido a actividades que involucran movimientos repetitivos de la pelvis, como correr, levantar objetos pesados o estar sentado durante períodos prolongados.
  • Lesiones traumáticas: Una lesión traumática, como una caída sobre las nalgas, un accidente automovilístico o un golpe directo en la parte baja de la espalda, puede provocar daño en la articulación sacroilíaca y causar dolor.
  • Desalineación o disfunción: La disfunción de la articulación sacroilíaca, que puede estar relacionada con desalineaciones, inestabilidad o bloqueos en la articulación, puede provocar dolor en la región lumbar baja y en las caderas.
  • Embarazo: Durante el embarazo, los cambios hormonales pueden afectar la laxitud de los ligamentos alrededor de la articulación sacroilíaca, lo que puede causar dolor en la parte baja de la espalda y las caderas en algunas mujeres.
  • Problemas de postura: Mantener una mala postura, como estar encorvado o tener desequilibrios musculares en la pelvis y la espalda, puede aumentar la presión sobre la articulación sacroilíaca y causar dolor.
  • Problemas en los órganos internos: El dolor en el lado derecho de la espalda también puede ser causado por problemas en los órganos internos, como cálculos renales, infecciones urinarias, problemas en el hígado o la vesícula biliar.
  • Trastornos de los nervios:

– NERVIO CIÁTICO:

La ciática es un término que se refiere al dolor que se produce al comprimir el nervio ciático. Algunas de las causas más comunes que comprimen el nervio son:

  • La hernia discal lumbar, la estenosis de canal, la espondilolistesis, síndrome del músculo piriforme, lesiones traumáticas y tumores en la columna vertebral.

 

– NERVIOS CLUNEOS:

El dolor en los nervios cluneos puede ser confundido a menudo con el dolor ciático debido a su ubicación y síntomas similares en la región glútea y lumbar baja. Los nervios cluneos son nervios cutáneos que proporcionan sensibilidad a la piel de las nalgas y la parte baja de la espalda. Cuando estos nervios están irritados o comprimidos, pueden causar dolor que puede sentirse en la región glútea y lumbar baja. Aquí hay algunas características y consideraciones importantes sobre el dolor en los nervios cluneos:

 

Localización del dolor: El dolor en los nervios cluneos generalmente se siente en la región glútea y puede irradiarse hacia la parte baja de la espalda. A menudo se describe como un dolor agudo, punzante o ardiente que puede empeorar con la presión directa sobre la región glútea.

Irritación o compresión: El dolor en los nervios cluneos puede ser causado por irritación o compresión de los nervios debido a varias razones, como lesiones traumáticas, movimientos repetitivos, presión prolongada sobre la zona glútea (como estar sentado durante mucho tiempo), o incluso condiciones médicas como la neuropatía diabética.

Síntomas adicionales: Además del dolor en la región glútea, algunos pacientes pueden experimentar síntomas adicionales, como entumecimiento, hormigueo o sensación de ardor en la piel de las nalgas y la parte baja de la espalda.

Diferenciación con la ciática: Es importante diferenciar el dolor en los nervios cluneos del dolor ciático, que es causado por la irritación o compresión del nervio ciático en la columna lumbar. Aunque ambos tipos de dolor pueden causar síntomas similares en la región glútea, la ciática tiende a irradiarse hacia abajo por la pierna, mientras que el dolor en los nervios cluneos se limita principalmente a la región glútea y lumbar baja.

 

 

Problemas musculares de la espalda o columna baja:

Esto puede ser resultado de una tensión muscular, sobreesfuerzo, lesiones deportivas, malas posturas, sedentarismo y atrofia muscular…

Los músculos habitualmente implicados en el dolor lumbar bajo son:

  • CUADRADO LUMBAR:
    • Suele lesionarse si realizamos movimientos repetitivos que involucren la flexión lateral de la columna vertebral, como levantar objetos pesados de manera incorrecta.
    • Mantener una mala postura durante largos periodos de tiempo, como estar encorvado frente a un ordenador.
    • Participar en actividades deportivas que requieran movimientos bruscos o repetitivos de la espalda baja, como el golf o el tenis.
  • MÚSCULO PSOAS – ILIACO:
    • El psoas iliaco es un músculo profundo que se encuentra en la región lumbar y se extiende hacia la parte anterior de la pelvis. Es un músculo importante para la estabilidad y el movimiento de la columna vertebral y las caderas. Cuando el psoas iliaco está tenso o acortado, puede causar dolor en la región lumbar baja o en la parte frontal de la cadera.
  • MÚSCULOS GLUTEOS MAYOR, MEDIO, MÍNIMO:
    • Dolor en el glúteo mayor: Este músculo es el más grande de los glúteos y puede experimentar dolor debido a sobreesfuerzo, tensión o lesiones deportivas. También puede ser afectado por puntos gatillo, que son áreas sensibles y tensas en el músculo que pueden causar dolor referido.
    • Dolor en el glúteo medio: El glúteo medio es responsable de la abducción de la cadera y la estabilización de la pelvis durante la marcha. El dolor en este músculo puede ser causado por tendinitis, bursitis trocantérea o incluso debilidad en el músculo que resulta en desequilibrios musculares y problemas de marcha.
    • Dolor en el glúteo mínimo: Este músculo es el más pequeño de los glúteos y puede ser afectado por lesiones similares a las del glúteo medio, así como por problemas relacionados con el nervio ciático, ya que el nervio pasa por debajo o a través del músculo en algunas personas.
  • MÚSCULO PIRAMIDAL O PIRIFORME, SÍNDROME PIRIFORME:
    • El músculo piramidal, ubicado en la región profunda de la pelvis, se inflama o se irrita. Esto puede causar dolor en la parte baja de la espalda que se irradia hacia las nalgas y las piernas, un dolor que comúnmente se conoce como ciática.
    • Algunas posibles causas del síndrome del músculo piriforme incluyen:
      • Lesiones o sobrecarga: movimientos repetitivos de la cadera, como correr o montar en bicicleta, pueden provocar irritación del piriforme.
      • Postura incorrecta: Mantener una postura incorrecta durante periodos prolongados, como estar sentado en una silla con las piernas cruzadas, puede contribuir a la irritación del músculo.

 

Problemas renales que causan dolor en el lado derecho de la espalda:

Algunas condiciones renales que podrían provocar dolor en la región lumbar:

  • Infección renal (pielonefritis): Una infección en los riñones puede causar dolor en la parte baja de la espalda, a menudo en uno de los lados. Otros síntomas pueden incluir fiebre, escalofríos, náuseas, vómitos y dolor al orinar.
  • Cálculos renales (litiasis renal): Los cálculos renales pueden causar dolor intenso en la parte baja de la espalda, que puede irradiarse hacia el abdomen o la ingle. Este dolor puede ser intermitente y acompañarse de otros síntomas, como sangre en la orina, micción frecuente y dolor al orinar.
  • Quistes renales: Los quistes renales, especialmente si son grandes o están infectados, pueden causar dolor en la región lumbar. Otros síntomas pueden incluir sensibilidad en el área afectada, fiebre y síntomas de infección.
  • Cáncer renal, tumor renal: Aunque menos común, el cáncer renal puede provocar dolor en la parte baja de la espalda, especialmente si el tumor está comprimiendo los tejidos circundantes. Otros síntomas pueden incluir sangre en la orina, pérdida de peso inexplicable y fatiga.

 

Problemas abdominales que condicionan dolor en el lado derecho de la espalda:

  • Apendicitis aguda: inflamación del apéndice, que es un pequeño órgano ubicado en el lado derecho del abdomen. El dolor inicialmente puede comenzar alrededor del ombligo o la parte superior del abdomen, pero puede moverse hacia la parte baja derecha del abdomen y hacia la espalda baja a medida que la inflamación empeora. El dolor puede ser constante o intermitente y puede empeorar con la tos, los estornudos o los movimientos bruscos.
  • Apendicitis crónica: Aunque menos común, la apendicitis crónica, que es una inflamación prolongada y de bajo grado del apéndice, también puede causar dolor lumbar bajo persistente.

 

Problemas ginecológicos que condicionan dolor en el lado derecho de la espalda:

  • Endometriosis: condición en la que el tejido similar al revestimiento del útero (endometrio) crece fuera del útero, generalmente en los órganos pélvicos como los ovarios, las trompas de Falopio y los tejidos que recubren la pelvis. Aquí hay algunas consideraciones sobre cómo la endometriosis puede contribuir al dolor lumbar bajo:
  • Irritación de los nervios: El crecimiento del tejido endometrial fuera del útero puede irritar los nervios que rodean los órganos pélvicos y la parte baja de la espalda, lo que resulta en dolor lumbar bajo.
  • Inflamación y fibrosis: La endometriosis puede provocar inflamación en los tejidos pélvicos y la formación de tejido cicatricial (fibrosis), lo que puede afectar los músculos, los ligamentos y los nervios en la región lumbar baja.
  • Efecto sobre los órganos adyacentes: La endometriosis puede afectar los órganos adyacentes, como los ovarios, las trompas de Falopio y los ligamentos uterinos, lo que puede contribuir al dolor lumbar bajo debido a la ubicación cercana de estos órganos a la columna lumbar.
  • Ciclo menstrual: El dolor lumbar bajo asociado con la endometriosis puede empeorar durante ciertos momentos del ciclo menstrual, como durante la menstruación, cuando el tejido endometrial fuera del útero sangra y se inflama.

 

El embarazo puede condicionar dolor en el lado derecho de la espalda:

DOLOR LUMBAR DURANTE EL EMBARAZO:

El dolor lumbar bajo es común durante el primer trimestre del embarazo y puede deberse a una serie de factores relacionados con los cambios físicos y hormonales que ocurren en el cuerpo de la mujer embarazada. Aquí hay algunas posibles causas del dolor lumbar bajo durante el primer trimestre del embarazo:

  • Cambio en el centro de gravedad: A medida que el útero crece y se expande para acomodar al feto en desarrollo, puede provocar un cambio en el centro de gravedad de la mujer embarazada. Esto puede ejercer presión adicional en la columna lumbar y los músculos de la espalda, lo que puede resultar en dolor lumbar bajo.
  • Hormonas del embarazo: Durante el embarazo, el cuerpo produce hormonas como la relaxina, que ayuda a aflojar los ligamentos y las articulaciones en preparación para el parto. Sin embargo, este aflojamiento de los ligamentos puede afectar la estabilidad de la columna vertebral y contribuir al dolor lumbar bajo.
  • Cambios posturales: A medida que avanza el embarazo, es posible que la mujer embarazada adopte una postura diferente para compensar el peso adicional del útero en crecimiento. Esto puede ejercer presión adicional en la columna lumbar y los músculos de la espalda, lo que puede causar dolor.
  • Sobrecarga muscular: El aumento de peso y los cambios en la distribución del peso durante el embarazo pueden ejercer presión adicional en los músculos de la espalda baja, lo que puede provocar tensión y dolor muscular.
  • Estrés emocional: El estrés emocional relacionado con el embarazo y los cambios en el estilo de vida también pueden contribuir al dolor lumbar bajo.

 

¿Cuándo debo visitar al médico si tengo dolor lumbar bajo?

Es importante prestar atención al dolor lumbar bajo y buscar atención médica si experimentas alguno de los siguientes síntomas:

  • Dolor severo o persistente: Si el dolor lumbar bajo es intenso, persistente o empeora con el tiempo, es importante buscar atención médica para una evaluación completa.
  • Dolor que afecta las actividades diarias: Si el dolor lumbar bajo interfiere con tus actividades diarias normales, como caminar, levantar objetos, dormir o trabajar.
  • Dolor acompañado de otros síntomas: Si el dolor lumbar bajo está acompañado de síntomas como fiebre, escalofríos, pérdida de peso inexplicable, dificultad para orinar o defecar, debilidad o entumecimiento en las piernas, hormigueo en la ingle o pérdida del control de la vejiga o el intestino, debes buscar atención médica de inmediato.
  • Historial de lesiones o condiciones médicas: Si tienes antecedentes de lesiones en la espalda, enfermedades crónicas como artritis, osteoporosis u otros problemas de salud, es importante consultar a un médico para un seguimiento adecuado del dolor lumbar bajo.
  • Embarazo: Si estás embarazada y experimentas dolor lumbar bajo, debes consultar a un médico para asegurarte de que no haya complicaciones relacionadas con el embarazo y recibir orientación sobre cómo manejar el dolor de manera segura durante el embarazo.

En general, si tienes preocupaciones sobre el dolor lumbar bajo o si persiste durante más de unas pocas semanas, es recomendable programar una cita con un especialista en medicina del dolor. El médico podrá realizar una evaluación completa, realizar pruebas diagnósticas si es necesario y recomendar un plan de tratamiento adecuado para abordar tus necesidades específicas.

 

¿Cómo puedo prevenir el dolor de espalda bajo?

Para prevenir el dolor de espalda baja, es importante adoptar hábitos y prácticas que promuevan la salud de la columna vertebral y fortalezcan los músculos de la espalda y el abdomen. Aquí hay algunas estrategias que puedes seguir:

  • Mantener una buena postura: Al estar de pie, sentado y caminando, asegúrate de mantener una postura adecuada con la espalda recta y los hombros hacia atrás. Evita encorvarte o encorvar los hombros.
  • Ergonomía: Ajusta tu entorno de trabajo y tu mobiliario para garantizar una postura ergonómica. Usa una silla con buen soporte lumbar y mantén la pantalla de la computadora a la altura de los ojos para evitar inclinar la cabeza hacia adelante.
  • Ejercicio regular: Realiza ejercicios que fortalezcan los músculos de la espalda, el abdomen y los glúteos, como los ejercicios de estabilización central, yoga, pilates o natación. El ejercicio regular puede ayudar a mantener la flexibilidad y la fuerza de la columna vertebral.
  • Estiramientos: Incorpora rutinas de estiramiento en tu día a día para mantener la flexibilidad de los músculos de la espalda y prevenir la rigidez. Presta especial atención a los músculos de la espalda baja, los glúteos y los isquiotibiales.
  • Control del peso: Mantener un peso saludable puede reducir la carga sobre la espalda baja y prevenir el estrés adicional en la columna vertebral.
  • Levanta objetos correctamente: Al levantar objetos del suelo, dobla las rodillas y mantén la espalda recta. Levanta con las piernas en lugar de la espalda para evitar lesiones.
  • Descanso adecuado: Asegúrate de dormir en un colchón firme que brinde soporte a la columna vertebral y mantén una posición cómoda para dormir.
  • Cuidado al estar sentado por mucho tiempo: Si pasas mucho tiempo sentado, asegúrate de tomar descansos frecuentes para levantarte, estirarte y moverte.
  • Evita fumar: Fumar puede afectar la circulación sanguínea en la columna vertebral y aumentar el riesgo de dolor lumbar.
  • Manejo del estrés: El estrés puede contribuir al dolor de espalda baja. Practica técnicas de manejo del estrés, como la meditación, el yoga o la respiración profunda, para reducir la

Comparte este artículo

Otros artículos que te podrían interesar